Drácula con Tacones


Todo lo que es profundo ama la máscara
 

jueves, noviembre 23, 2006

El Tiempo No Para

Uno pasa por la vida sin detenerse a ver cada pisada, cada persona, cada camino, cada luz, cada ventana… uno simplemente vive.

Es sabido que nuestros días son mezclas de rutina, agregados y cada tanto un par de cosas nuevas. Posiblemente esa rutina nos llene, por qué no? Un padre sabe que llega a su casa y va a jugar un rato con su hijo, se va a cambiar, se sentará a comer en familia, verá un poco de tele y luego a la cama con la misma mujer de hace unos años, pero es muy posible que esa rutina lo haga feliz. En mi caso particular la facultad es una rutina, pero me da felicidad…

Lo que no nos aporta, es mecanicismo.

Pero qué pasa cuando algo deja de ser simplemente algo para volverse “Eso”, obviamente tiene que ver con la importancia que le damos, o sin dudas con la importancia que tiene, pero es Eso que en el momento nos saca de la rutina y se vuelve eterno.

Mi vida está llena de estas cosas y son cosas que la llenaron en su momento y hoy no puedo evitar recordarlas como Eso que me sacó una sonrisa o una lágrima, pero lo cierto es que no puedo evitar recordarlas.

Posadas para mi nunca volverá a ser simplemente Posadas. Posadas es recuerdos, desilusiones, amigos, hermanos, experiencias, realidades, libertad.

La calle Billinghurst, dejó de ser simplemente una calle para convertirse en una locura que no debo obviar.

Necochea, se transformó en herida.

Joaquín Sabina me acompaña hace años, pero hace un par dejó de ser sólo mi cantante favorito para volverse una excusa que hoy se me complica olvidar.

San Antonio de Areco es secreto.

Sandro no es sólo una cantante, son los sábados de mi niñez/adolescencia recordándome que debo levantarme a limpiar mi habitación.

San Pedro me hizo feliz y cuando hoy alguien lo nombra automáticamente me transporto a ese viaje.

Un bar de Serrano no es sólo un bar, y mis amigos lo saben!

Y desde ayer “Carta de un León a otro” dejó de ser sólo un tema de León Gieco, es un regalo de mi hermano, mil lágrimas y felicidad plena.

Vivimos sumergidos en la vorágine cotidiana de hacer casi todo el tiempo todo sin detenernos a ver qué realmente tiene sentido, pero creo que para todos en algún momento algo dejó de ser algo para convertirse en eso que resaltó, se animan a contármelo?

“Salgo a caminar
y sigo imaginando
fui lo que creí
soy lo que está pasando
No quiero llorar.
No quiero estar envuelto en penas
siempre arrastrando estas cadenas
si el tiempo no es amigo
no importa más
yo sólo quiero jugar.”

Lo Dijo Dracula con Tacones :: 01:26 :: 36 Marcas:

Yo también quiero ser víctima

---------------------------------------